7 medidas sencillas para hacer ejercicio en temporada de calor

Escrito por Stacy Simon. Traducción por ContextGlobal, Inc. y editado por Rafael Delfín.
group of runners in city park


Hacer ejercicio de manera habitual durante el invierno, la primavera, el verano y el otoño es una parte importante de un sano estilo de vida. Sin embargo, cuando la temperatura aumenta, también aumenta el riesgo de afecciones relacionadas con el calor, como calambres, golpes de calor e insolación. Estas afecciones pueden ocurrir cuando el cuerpo no puede enfriarse a la brevedad que se requiere.

La Clínica Mayo recomienda tomar estas precauciones cuando hace ejercicio en días de calor:

  1. Observe la temperatura. Consulte los pronósticos del tiempo y las alertas de calor antes de comenzar su entrenamiento al aire libre para saber la temperatura pronosticada. Si le preocupa el calor o la humedad, quédese adentro. Haga ejercicio en el gimnasio, realice caminatas o suba escaleras dentro de un edificio con aire acondicionado.
  2. Comience de a poco. Si acostumbra a hacer ejercicio adentro o en un clima más fresco, o si es reciente en su entrenamiento o no está en su mejor estado físico, sea sumamente prudente cuando haga ejercicio en época de calor. Empiece de a poco y tome muchos descansos. Aumente gradualmente la duración y la intensidad de su ejercicio en el transcurso de una semana o más.
  3. Tome mucha agua. No espere a tener sed. Ayude a que su cuerpo transpire y se enfríe tomando agua con frecuencia.
  4. Vístase adecuadamente para la ocasión. Use ropa ligera, de colores claros, holgada para ayudar a que la transpiración se evapore y a preservar la frescura. Si es posible, use un sombrero de color claro y de ala ancha.
  5. Respete el sol. Haga ejercicio por la mañana o por la noche, cuando probablemente esté más fresco. Trate de hacer ejercicio en lugares con sombra. Use un bloqueador solar de amplio espectro que tenga un factor de protección solar SPF al menos de 30, y vuelva a aplicarlo al menos cada 2 horas o después de transpirar. Las quemaduras de sol disminuyen la capacidad del cuerpo para enfriarse y aumentan el riesgo de desarrollar cáncer de piel.
  6. Aplique un sistema de amigos. Haga ejercicio con un amigo para que puedan observar si hay señales de problemas. Obtenga ayuda si tiene calambres, náuseas, fatiga, dolor de cabeza, sudoración profusa, mareos, confusión, irritabilidad o problemas de visión.  Estos pueden ser signos de una afección relacionada con el calor.
  7. Si es necesario consulte a un médico. Determinadas condiciones médicas o medicamentos pueden aumentar su riesgo de presentar una afección relacionada con el calor. Hable con su médico sobre las precauciones que deberá tomar.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.